Colección “El Noble Camino Óctuple”

La primera enseñanza del Buda, el fundamento de todo su legado, son las Cuatro Nobles Verdades: el sufrimiento es inherente a la existencia condicionada, sus causas son conocidas, estas causas pueden ser erradicadas, el medio para erradicarlas es el noble camino que conduce a la cesación total y definitiva del sufrimiento.

Rueda del Dharma Este Noble Camino que conduce a la cesación del sufrimiento se subdivide en tres ámbitos: Sabiduría, Conducta Ética y Asimilación (entrenamiento) para rehabilitar y des-condicionar la mente.

A) Ámbito de Sabiduría:
Visión (o comprensión) Correcta
Pensamiento Correcto
(o determinación correcta)

B) Ámbito de la Conducta Ética o Virtud:
Palabra Correcta
Acción Correcta

Medio de Vida Correcto

C) Ámbito del Entrenamiento o Asimilación:
Esfuerzo Correcto

Atención (o consciencia del momento) Correcta

Concentración (o contemplación) Correcta

El término “recto o correcto” es una traducción de la palabra pali “sammā”, que significa ‘plenitud’, ‘coherencia’, ‘perfección’ o ‘ideal’.

El óctuple camino de los ārya o noble camino óctuple (SC. asta āryamārganga, astagikamārga, PAL. atthangikamagga, TIB. ‘phags-lam yan-lag brgyad, CH. ba zhengdao, JAP, hasshōdō) es la aplicación de la comprensión directa de las cuatro nobles verdades en las etapas hacia el estado de arhat por la vía de la meditación, según los tres adiestramientos (disciplina, meditación, conocimiento):

  1. La visión correcta o perfecta (SC. Samyag-drsti, PAL. Sammāditthi, TIB. Yang-dag-pa’i lta-ba, CH. Zhengjian, JAP. Schōgen), factor de discernimiento que se desprende de la comprensión perfecta de las cuatro nobles verdades y de la inexistencia del sí mismo.
  2. El pensamiento correcto (SC. Samyak samkalpa, PAL. Sammāsankappa, TIB. Yang-dag-pa’i rtog-pa, CH. Zhengsi, JSP. Shōshi ), factor de renuncia, de benevolencia, de tolerancia y de no‑violencia, que permite un contacto armonioso con los otros.
  3. La palabra correcta (SC. Samyak vāc, PAL. Sammā-vācā, TIB. Yang-dag-pa’i ngag, CH. Zhengyu, JAP. Shōgo), que induce la confianza en los otros.
  4. La acción correcta (SC. Samyak karmānta, PAL. Sammākammanta, TIB. Yang-dag-pa’i las, CH. Zhengye, JAP. Shōgō), que evita toda acción desfavorable, gracias a una moralidad pura, e induce la confianza en los otros.
  5. Los medios de vida correctos (SV. Samyagajiva, PAL. Sammā ājiva, TIB. Yang-dag-pa’i ‘tsho-ba, CH. Zhengming, JAP. Shōmyō), donde hay que abstenerse de ejercer todo oficio dañino para los seres vivos, asimismo factor de confianza para los otros.
  6. El esfuerzo correcto (SC. Samyak vyāyāma, PAL. sammā vayāma, TIB. Yang-dag-pa’i rtsol-ba, CH. Zheng qingjin, JAP. Shōshōjin), que libera de los obstáculos ligados a las pasiones mayores.
  7. La atención correcta (SC. Samyak smrti, PAL. Sammā sati, TIB. Yang-dag-pa’i dran-pa, CH. Zhen-nian, JAP. Shōnen), que libera de las mancillas de las pasiones secundarias.
  8. La concentración correcta (SC. Samyak samādhi, PAL. Sammā samādhi, TIB. Yang-dag-pa’i ting-nge-’dzin, CH. Zhengding, JAP. Shōzanmai), que despeja de obstáculos las cualidades supranormales desarrolladas en los dhyāna.

Rueda del Dharma

El Noble Camino Óctuple se representa con una rueda que señala que no es una sucesión lineal de propósitos sucesivos, sino que estos ocho aspectos del Camino se van perfeccionando simultánea y gradualmente.

Este camino propone una conducta que evita el surgimiento de estados no saludables y genera estados saludables. Esto incluye la restricción de los sentidos, es decir, liberarnos de la respuesta involuntaria a las percepciones sensoriales, liberarnos del imperio del apego y la aversión, y simplemente percibir los objetos a medida que aparecen en las respectivas conciencias. El esfuerzo correcto y la conciencia plena calman el complejo mente-cuerpo, liberándonos de estados y tendencias no saludables, y alentando el desarrollo de estados saludables y respuestas apropiadas, no automáticas. Siguiendo estos pasos y prácticas acumulativas, la mente se dispone de un modo natural para la práctica de Dhyāna que refuerza el desarrollo de estados saludables, lo que lleva a la ecuanimidad y a la conciencia plena.

Que esta actividad pueda ser beneficiosa y contribuir a que todos vivamos en armonía.
© Educación Esencial 2015 – 2024

Scroll al inicio
error: Aviso: la selección de contenidos está desactivada