Atención Correcta en el Noble Camino Óctuple

El noble camino que conduce a la cesación del sufrimiento, a la Liberación plena, se recorre por medio de la visión (o comprensión) correcta, el pensamiento (o determinación) correcto, la palabra correcta, la acción correcta, el medio de vida correcto, el esfuerzo correcto , la atención correcta, y la concentración (o contemplación) correcta. Este camino se representa con una rueda para señalar que no es una sucesión lineal de propósitos sucesivos, sino que estos ocho aspectos del Camino se van perfeccionando simultánea y gradualmente.

Rueda del Dharma

El noble camino óctuple propone unas pautas de conducta que evitan el surgimiento de estados no saludables y generan estados saludables. Esto incluye la restricción de los sentidos, es decir, liberarnos de la respuesta involuntaria a las percepciones sensoriales, liberarnos del imperio del apego y la aversión, y simplemente percibir los objetos a medida que aparecen en las respectivas conciencias. El esfuerzo correcto y la conciencia plena calman el complejo mente-cuerpo, liberándonos de estados y tendencias no saludables, y alentando el desarrollo de estados saludables y respuestas apropiadas, no automáticas. Siguiendo estos pasos y prácticas acumulativas, la mente se dispone de un modo natural para la práctica de Dhyāna que refuerza el desarrollo de estados saludables, lo que lleva a la ecuanimidad y a la conciencia plena.

La Atención Correcta

© Educación Esencial 2015 – 2024

Concentración, meditación o absorción correcta

Anteriormente, la práctica yógica del satí tenía el sentido de recordar el objeto de meditación, de cultivar un estado mental profundamente absorto, aislado.
atención
El original enfoque de Buda le dio el sentido de “retención”, de ser consciente de los dhammas , de traer a la mente los dhammas y sus cualidades beneficiosas o no beneficiosas, ayudando a eliminar los dhammas no beneficiosos y fortalecer los dhammas beneficiosos. Satí hace que uno sea consciente “del rango completo y la extensión de los dhammas”, ampliando nuestra propia comprensión.
El satí es una cualidad que guarda o vigila la mente; cuanto más se fortalece satí, más se debilitan los estados mentales nocivos, al debilitarse su poder para “apoderarse y dominar el pensamiento, la palabra y la acción”.
La atención plena es un medio para prevenir el surgimiento del anhelo que resulta del contacto entre los sentidos y sus objetos.
La atención plena ayuda a no anhelar ni aferrarse a ningún estado o cosa transitoria, mediante una conciencia plena y constante de los fenómenos como siendo impermanentes, causantes de sufrimiento y carentes de ego.

El Satipatthana Sutta describe la contemplación de cuatro dominios, a saber, el cuerpo, los sentimientos, la mente y los fenómenos.
El movimiento vipassana considera al Satipatthana Sutta como el texto quintaesencial de la meditación budista, y se interpreta la atención plena (samyak-smṛti / sammā-sati) como la “atención pura”: nunca estar distraído, siendo consciente de lo que se está haciendo.

Algunos sostienen que la tradición budista en desarrollo, incluida la Theravada, podría haber malinterpretado los cuatro upassanā como una referencia a cuatro fundamentos diferentes pero los cuatro upassanā no se refieren a cuatro fundamentos diferentes de los que uno deba ser consciente, sino que son una descripción alternativa de los dhyāna, que describen cómo se tranquilizan los samskharas:

  • las seis bases sensoriales de las que uno necesita ser consciente de (kāyānupassanā);
  • contemplación de vedanās (sensaciones) que surgen con el contacto entre los sentidos y sus objetos (vedanānupassanā)
  • los estados mentales alterados a los que conduce esta práctica (cittānupassanā);
  • el desarrollo de los cinco obstáculos a los siete factores de la iluminación (dhammānupassanā).

El movimiento vipassana contemporáneo interpreta el Satipatthana Sutta como “la descripción de una forma pura de meditación intuitiva (vipassanā)” para la cual samatha (calma) y dhyāna no serían necesarios. Sin embargo, en el budismo presectario, el establecimiento de la atención plena se anteponía a la práctica de las dhyānas y se asociaba con el abandono de los cinco obstáculos y la entrada en el primer dhyāna.

Este aspecto del noble camino óctuple también se suele explicar en términos de los Dhyānas, o​ niveles de absorción meditativa.

Que esta actividad pueda ser beneficiosa y contribuir a que todos vivamos en Armonía.

Scroll al inicio
error: Aviso: la selección de contenidos está desactivada