Amistad

  “Gracias por enseñarme lo que es la amistad, una relación que carece de necesidades, en la que el interés de uno en el bienestar de la otra persona es el mismo que el interés en el propio bienestar. Por enseñarme que la amistad es un estado mental en el que no hay miedo, en el que no hay culpa, no hay pensamientos de ataque ni sentimientos de vulnerabilidad. En la que está bien que tú y los demás me veáis como realmente soy. En la que dar y perdonar son una constante. En la que el único deseo es ser útil, cariñoso y paciente. En la que no existe ni el pasado ni el futuro, sino el momento presente. En la que cada instante es para vivir plenamente y en el que no hay ataduras, cadenas ni demandas.

    Esa amistad es una relación en la que sólo hay Luz, Unión y el hecho de compartir Amor sin exclusividades. Donde la localización geográfica y la separación física no tiene la menor importancia. Donde el Amor y la aceptación son totales y complementos que producen el tiempo y el espacio.

     Esa amistad es eterna, es un estado en el que ningún pensamiento, palabra ni obra puede hacer daño o producir separación, y en el que la LUZ del Espíritu es la única realidad.

     Esa verdadera amistad es un estado de felicidad en el que podemos ver a Dios en el otro. Es un convencimiento interno de que el Amor nos conecta al uno con el otro y con Dios, para siempre.”

«Desde la Oscuridad hacia la Luz» de Geralg G.Jampolsky

error: Este contenido no se puede copiar
Ir arriba